21 feb. 2010

Ven, vuelve. Aunque sólo sea para regalarme de nuevo las ganas de echarte de menos. Sabes que yo te espero, tómate tu tiempo y después regálamelo a mí, no tengas miedo. Yo prometo perderme en tu aroma y cogerte de la mano para contar estrellas juntos, para seguir contándolas cuando amanezca y que me tomes en brazos para cruzar horizontes sin movernos del sitio. Como antes, ¿te acuerdas? me encantaba todo contigo y no dudaría en revivir cada instante que ya hemos compartido e improvisaría nuevos momentos a tu lado. Ahora nos conocemos bien y puede que así todo fuese más fácil. Pero la distancia es muy puta y ahora le ha dado por aliarse con el tiempo y quién sabe si el olvido está metiendo baza también en esta historia. Te aferrarás al movimiento de las agujas del reloj y mañana ni siquiera recordarás que ayer hubo un nosotros.

No hay comentarios: